Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

El Estado cubano: responsable del crimen del remolcador ‘13 de Marzo’

El Estado cubano: responsable del crimen del remolcador ‘13 de Marzo’
MANUEL C. DÍAZ

Era el 13 de Julio de 1994. Ese día, hace 23 años, el gobierno cubano
dio la orden de hundir el remolcador 13 de Marzo, causando la muerte de
41 de sus ocupantes, entre ellos diez niños, cuando intentaban escapar
de la isla.

Por los testimonios de algunos de los sobrevivientes nos ha sido posible
recrear aquel monstruoso crimen. Todo comenzó así: durante la madrugada
fueron llegando en pequeños grupos al muelle donde estaba atracado el
barco en el que escaparían de Cuba. Algunos se acomodaron en los
camarotes y el cuarto de máquinas; otros lo hicieron en la cubierta bajo
un toldo que servía de techo. Cuando estuvieron todos, Fidencio Ramel
Prieto, que era el líder del grupo, arrancó el motor. En el puente de
mando, Raúl Muñoz, que era el patrón del remolcador, escuchó el sonido
del arranque y condujo la nave lentamente por el canal de salida de la
bahía.

Cuando enfilaba hacia el mar abierto se percató que dos remolcadores
modelo Polargo, habilitados para apagar fuegos, lo seguían de cerca.
Justo al llegar frente al Castillo del Morro los dos Polargo comienzan a
disparar sus cañones de agua. Algunas mujeres que estaban en la cubierta
alzaron a sus hijos en brazos pidiendo clemencia, pero la presión de los
chorros de agua las lanza al mar junto con los niños. Mientras tanto, un
tercer remolcador que se ha unido a la persecucion, embiste al 13 de
Marzo por la popa y rompe su casco. Raúl, el patrón, pone la máquina a
full y trata de escapar, pero el motor no le responde. El barco empieza
a hacer agua y los que estaban en el cuarto de máquinas son los primeros
que mueren; los demás se tiran al mar. El remolcador 13 de marzo se para
de proa completo, se vira con la quilla para arriba y empieza a hundirse.

Momentos antes, en medio de la oscuridad de la noche, un niño ve
acercarse a toda velocidad tres barcos que enseguida comienzan a
embestir la embarcación en la que viaja junto a su madre y otros
familiares para escapar de Cuba. Entonces, cuando comienzan a lanzarles
chorros de agua tratando de hundirlos, el niño grita: “Nos rendimos, nos
rendimos”. Quizás fueron sus últimas palabras. Momentos después se
hundía para siempre en la negra profundidad de las aguas mientras su
madre, desesperada, gritaba: “!Cójanme al niño, auxilio que se me ahoga!”.

Su nombre era Juan Mario Gutiérrez García, le llamaban cariñosamente
Joanmi y tenía diez años de edad. De los 17 miembros de su familia que
intentaron salir de Cuba aquella fatídica noche, solo tres
sobrevivieron: su madre y dos primos.

Casi un año después, el 7 de marzo de 1995, la Comisión de Derechos
Humanos de la OEA, por denuncias recibidas de parte de los
sobrevivientes, abrió una investigación y solicitó al gobierno de Cuba
la información pertinente sobre los hechos. En nota de 23 de marzo de
ese mismo año, la Sección de Intereses del gobierno de Cuba remitió a la
Comisión una copia de la intervención de Fidel Castro, de fecha 5 de
agosto de 1994, ante los medios de comunicación cubanos tratando de
justificar el hundimiento: “Fueron ellos, los trabajadores de los
remolcadores, los que tan pronto se dieron cuenta de que se había
producido el secuestro se movilizaron a toda velocidad para impedir que
se lo llevaran. El comportamiento de los obreros fue ejemplar, no se
puede decir que no, porque trataron que no les robaran su barco. ¿Qué le
vamos a decir ahora, dejen que les roben los barcos, sus medios de
trabajo? Los guardafronteras no tuvieron nada que ver, llegaron allí
unos minutos después que se produce el accidente”.

Pero la Comisión no se dejó engañar por Fidel Castro y en sus
conclusiones estableció lo siguiente: “El Estado de Cuba es responsable
de la violación del derecho a la vida –artículo I de la Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre– de las 41 personas que
naufragaron y perecieron como consecuencia del hundimiento”.

La dictadura cubana ha cometido muchos crímenes, pero ninguno como el
hundimiento del remolcador 13 de marzo. A veces nos olvidamos de todo el
daño que esa despreciable dictadura nos ha hecho. Por eso, cada vez que
el tiempo transcurrido comience a ablandarnos el corazón, debemos
recordar los gritos de Joanmi: “Nos rendimos, nos rendimos”.

Escritor cubano radicado en Miami.

Source: El Estado cubano: responsable del crimen del remolcador ‘13 de
Marzo’ | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article161062654.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *