Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

“Aparentemente en Cuba no pasa nada, pero sí pasan cosas”: migrante cubano preso en Laredo, Texas

“Aparentemente en Cuba no pasa nada, pero sí pasan cosas”: migrante
cubano preso en Laredo, Texas
Ricardo Quintana / TV Martí
Rosa Tania Valdés

Una audiencia a fines de abril determinó la deportación de Maykel
Fuentes Valero, un joven cubano que llegó a la frontera al día siguiente
del abrupto cese de la política de “pies secos/pies mojados”. Hace
cuatro meses está preso.
El cubano Maykel Fuentes Valero es psicólogo, lleva cuatro meses preso
en el Centro de Procesamiento de Laredo, Texas y a fines de abril
recibió una orden de deportación después que una jueza alegó “falta de
pruebas” en una audiencia en que pudo haber recibido el asilo político.

Tras pasar su cumpleaños 32 en la prisión el pasado 17 de abril, tiene
claro que no quiere regresar a Cuba, de donde decidió partir después que
fuera expulsado de su puesto de trabajo en el hospital conocido como
Maternidad de Línea (América Arias).

El despido, dijo, fue por hablar con sus colegas de los bajos salarios
que reciben los profesionales y sobre su deseo de poder elegir
libremente a los gobernantes de la isla.

“Mi juicio duró cuatro horas, ahí está grabado todo lo que yo dije de
cómo se vivía en Cuba, de las cosas que pasaban, de lo que me pasó a mí
porque yo sé que cada caso es individual (…) yo le expliqué y sentí que
ella me entendía pero que no podía hacer nada porque tenía que regirse
por la ley”, contó en entrevista telefónica con el periodista Ricardo
Quintana, de TV Martí.

Fuentes Valero es uno de entre los cientos de cubanos que quedaron
varados tras el abrupto cese de la política de “pies secos/pies mojados”
decretado por el expresidente Barack Obama poco antes de dejar la Casa
Blanca en enero pasado.

Según su recuento, llegó a Laredo, Texas, el 12 de enero y un día
después decidió “entregarse” a las autoridades migratorias
estadounidenses. Había salido de La Habana con una visa de la Comunidad
Económica Europea rumbo a México unos días antes.

“Solamente hacía un día nada más que habían terminado el previlegio”,
recordó.

El 25 de abril se celebró el juicio que determinó su deportación.

“Expuse mi caso frente a la jueza, ella me explicó que entendía mi caso
y lo comprendía pero que ella tenía que regirse por la ley”, explicó.
“Me pidió pruebas y yo las tenía pero no tenía forma de traducirlas al
inglés”.

Tampoco hubo quien lo defendiera: “No tuve la oportunidad de poner
abogado. Pienso que con abogado hubiera tenido más chance pero no tenía
el dinero”, expresó.

Las autoridades migratorias le han dicho que puede pasar entre tres y
seis meses más preso antes de ser deportado o liberado bajo parole con
la orden de deportación.

Dispuesto como está a pasar más tiempo preso antes que regresar a Cuba,
Fuentes Valero reiteró el mensaje que le dejó a los que decidieron su
deportación.

“Yo le dije a la jueza: ‘usted pensará que esto que le estoy contanto es
ciencia ficción, pero es la realidad de Cuba. Ellos lo tienen todo tan
bien controlado que aparentemente no pasa nada pero sí pasan cosas, yo
soy una evidencia de ello’”, dijo Fuentes Valero.

“Si yo no hubiera tenido problemas políticos, yo no habría venido a este
país”, agregó.

“Una pesadilla muy mala”

No es el único. De un millar de cubanos que quedaron en la frontera,
muchos se han ido entregando a las autoridades migratorias de Laredo, en
Texas. Otros están en camino de hacerlo.

Tras poner en marcha la nueva regla migratoria que eliminó los
beneficios a los cubanos que llegaban sin visa por tierra o mar, Obama
dijo que había informado previamente al actual presidente Donald Trump,
quien desde la campaña electoral esbozó su intención de frenar la
entrada ilegal de migrantes a EEUU, alegando motivos de seguridad nacional.

En Miami, donde vive la mayor comunidad de cubanos exiliados en Estados
Unidos, las opiniones están divididas. Muchos, entre ellos congresistas
cubano-americanos, habían solicitado cambios en la ley, alegando que
estaba beneficiando a personas que no eran realmente perseguidos
políticos. Otros insisten en que en Cuba nada ha cambiado en el orden
político y que la ley no debió ser modificada.

“Yo no puedo regresar a Cuba porque ahí todo está registrado y una vez
que yo regrese no sé cuáles serán las represalias que tomen conmigo”,
concluyó Fuentes Valero.

Desde Caimito, en La Habana, la madre de este joven vive momentos de
incertidumbre y dolor.

“Esta es una pesadilla muy mala. Mi hijo es la persona más noble y
desinteresada de este mundo. No concibo ver a mi hijito esposado, es
injusto”, dijo Noemí Valero, a Martí Noticias.

Source: “Aparentemente en Cuba no pasa nada, pero sí pasan cosas”:
migrante cubano preso en Laredo, Texas –
www.martinoticias.com/a/cuba-eeuu-migrante-cubano-juicio-orden-deportacion-/144763.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *