Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Un nuevo catauro para emigrantes

Un nuevo catauro para emigrantes
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 28 de Marzo de 2017 – 08:18 CEST.

La televisión cubana estrenó el 11 de marzo La otra guerra, una serie
sobre la contienda civil (1960-1966) que tuvo lugar en la parte de
central de la Isla, e involucró a miles de víctimas. Como suele pasar
con la propaganda política, la serie parece carecer del imprescindible
balance entre el bien y el mal, y tiene un sustancial desapego por la
verdad histórica: los “bandidos” siguen siendo quienes se alzaron contra
el régimen comunista; la guerra civil continúa llamándose “limpia del
Escambray”, como si de asear un reducto maloliente se tratara.

Creer que la democratización de la información y el tiempo han hecho que
quienes viven en la Isla puedan tener una apreciación justa de aquellos
días puede ser un error garrafal. No habrá para “vasito de leche” ni
para pan “por la libre”, pero la dieta de antihistoria y maniqueísmo
político está y estará garantizada. La mayoría de nuestros compatriotas
tiene una visión parcializada del pasado, y, como consecuencia, del
futuro. Cual psicosis, sus criterios son irreductibles por la lógica de
las evidencias.

Quizás por esa y otras muchas razones, sea necesario explicarles a los
recién llegados, antes de cualquier trámite legal o aplicación laboral,
que hay palabras y conceptos que en esta otra orilla no se dicen, o se
entienden de una manera completamente distinta, incluso como una ofensa.
Fernando Ortiz concibió el término catauro, una suerte de cesta rústica
usada en el campo, como un diccionario para “traducir” criollismos de
difícil comprensión para otros hispanoparlantes, o de otras lenguas.

Labor humanitaria, misericordiosa, sería leerle a cada nuevo emigrante
cubano este nuevo catauro, especie de cartilla de antónimos. Por
ejemplo, quienes vivimos en este país y en esta ciudad no somos gusanos,
somos personas. Probablemente quienes llegan todavía llamen “escorias” a
quienes vinieron por el Mariel: “Fulano vino con la escoria”. Habría que
hablar de los miles de cubanos que hace 50 años arribaron con lo que
tenían puesto, o de quienes hace cuarenta vinieron apretujados en barcos
llenos de locos y delincuentes. Ellos son los que han construido esta
hermosa y pujante ciudad.

Tampoco Cuba era neocolonia de EEUU. En 1959 casi el 70% de la industria
y el comercio cubanos estaban en manos de nacionales. Era una república,
cuya independencia reconocida fue el 20 de mayo de 1902, y no un 1 de
enero. Cuba fue un país que tuvo varios presidentes —algunos verdaderos
héroes en la guerra de independencia—, Senado, Cámara y Corte Suprema,
todos con luces y sombras, pero más luminarias que oscuridades porque
llegó a ser una de las repúblicas más avanzadas del continente en la
década del 50.

En las filas de la fuerte oposición al régimen de Batista hubo ricos,
comerciantes, profesionales, obreros, campesinos y estudiantes. No fue
una “lucha de clases”. Ningún alto dirigente de la oposición armada al
batistato era obrero o campesino. Y consta que en los primeros meses
tampoco se habló de comunismo, de Lenin o de Marx. El pueblo cubano era
raigalmente anticomunista. Para desgracia de los propagandistas, hay
miles de pies de celuloide y cientos de páginas amarillas como pruebas
incontrovertibles.

El catauro de antónimos debe incluir un capítulo dedicado a Playa Girón.
Los llamados “mercenarios” eran jóvenes cubanos que no combatieron bajo
la bandera de EEUU sino la de su patria, Cuba. Recibieron apoyo
financiero y entrenamiento norteamericano. Pero, vaya caprichos de la
historia, no ha habido una sola gesta contra un opresor en Cuba que no
haya sido sufragada y apoyada desde territorio norteamericano, por obra
u omisión. Aquí en Miami se respetan y veneran a los “invasores” de
Playa Girón. Decir lo contrario es una ofensa a la memoria de casi un
centenar de caídos en combate o en las prisiones.

Por último, es importante que el catauro o cartilla del
visitante/emigrante a Miami, aclare que la “limpia del Escambray” fue
una verdadera guerra civil en las montañas cubanas, y que el régimen
desplazó poblaciones civiles enteras al extremo de la Isla, incautando
todas sus propiedades. Una especie de “reconcentración” que parió los
tristemente famosos “pueblos cautivos”.

Hubo excesos de ambos bandos: fusilamientos expeditos, torturas,
bombardeos indiscriminados. Muchos “bandidos” habían sido oficiales del
Ejército Rebelde, campesinos que habían ayudado a las columnas invasoras
en la toma de Santa Clara y otras ciudades en Las Villas y Camagüey.
Por eso los combatientes del Escambray deben ser llamados “alzados”.

La televisión cubana puede seguir haciendo todas las series de
televisión que quiera mientras paguen con la indigencia material y
espiritual de todo un pueblo. Una vez llegados los cubanos a esta
tierra, deben saber que quienes están de este lado tienen el derecho y
el deber de contar historias alternativas. Quienes pisan este suelo de
pronto sabrán, como dijo Rabindranath Tagore, que la verdad no está de
parte de quién grita más.

Source: Un nuevo catauro para emigrantes | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1490626974_29943.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *