Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

No se alegren del golpe a los cubanos. No ayuda a la causa de otros inmigrantes

No se alegren del golpe a los cubanos. No ayuda a la causa de otros
inmigrantes
FABIOLA SANTIAGO
fsantiago@miamiherald.com

Los cubanos que han quedado varados y sufriendo a mitad de camino a
Estados Unidos luego de que el presidente Barack Obama terminó
abruptamente con la política de pies secos, pies mojados creada hace 21
años merecen un poco de empatía. Es un asunto de decencia humana elemental.

Pero lo que veo, escucho y leo es una actitud de “cuánto me alegro”, y,
sí, hasta un júbilo extremo en la reacción tanto de otros inmigrantes
como de liberales estadounidenses que supuestamente tienen posiciones
proinmigrante. El tono de la discordia ha sido feo y divisivo.

Aunque ya se disculpó, yo no entiendo como la activista de inmigración
Marleine Bastien, fundadora de Mujeres Haitianas de Miami (Haitian Women
of Miami) dice que esta medida antimigratoria es “un gran día para
nosotros”. Yo pensaba que ser tratados como los cubanos era el estándar
al que todos aspiraban y por el que todos luchaban en décadas de
manifestaciones, batallas judiciales y lucha cívica.

El golpe asestado a otro grupo no mejorará las condiciones para los
demás. Sólo empeorará las cosas.

“Los estándares han bajado para todos”, me dijo una abogada de
inmigración de Miami.

La política de pies secos, pies mojados, adoptada por la administración
Clinton en 1995 para devolver a los cubanos interceptados en alta mar,
sólo permitía entrada automática sin revisión de su historial en Cuba a
aquellos que llegaban a suelo estadounidense. Por supuesto que eso
contrastaba con la manera en que se trataba a los haitianos y los demás
latinoamericanos, pero esos grupos también se beneficiaban de la
comparación cuando presentaban sus casos de petición de ayuda
humanitaria. Ciertamente, los abogados de inmigración usaban el estándar
cubano para conseguir ayuda para sus clientes haitianos y
centroamericanos, quienes en medio de guerras y desastres han recibido
un estatus de protección temporal que en muchos casos condujo a la
residencia permanente. Yo he usado este estatus especial en mis columnas
para despertar la conciencia de los cubanoamericanos a la necesidad de
apoyar a los niños inmigrantes y a sus padres.

Pero ¿qué es lo más probable que recibirán ahora los haitianos y otros
inmigrantes que no tenían antes? ¿Es mejor recibir un tratamiento
igualmente malo, pero igualitario?

Aun si se cree que era necesario eliminar la política de pies secos,
pies mojados, eso no debería impedir a nadie compadecerse de la
situación de las familias recién divididas, o del sufrimiento de los
recién varados.

Por ejemplo, está el caso de Elaine Miranda, de 21 años, quien salió de
Cuba a las ocho semanas de embarazo en un vuelo a Trinidad y Tobago, sin
darse cuenta de que la larga y traicionera travesía a través de la
Amazonia y de Guyana la obligaría a parir a su hija mientras cruzaba las
selvas de Panamá. Ocho hombres acarrearon a Miranda durante dos días de
dolorosas contracciones, hasta que fue llevada por helicóptero a un
hospital de la capital.

“Saqué fuerzas de donde pude con la esperanza de llegar a Estados
Unidos”, dijo Miranda a un periodista del periódico español El País.
Ella está en el pueblo de Tapachula, en Chiapas, México, donde ella y su
esposo Marcos Delgado, de 25 años, y el bebé de ambos están alojados
temporalmente en un hotel destartalado con alrededor de 50 cubanos varados.

El momento que escogio Obama para tomar la medida no pudo haber sido peor.

Luego de haber ignorado el éxodo por tierra y mar de Cuba durante los
últimos dos años mientras hacía su prioridad la normalización de
relaciones con Cuba, su decisión de último momento ha creado una crisis
humanitaria en lugares a lo largo de toda América Latina, en la frontera
de Estados Unidos y en Miami. ¿Cómo es que un matrimonio de 67 y 64
años, respectivamente, que viene a visitar a su hija en Miami y llega al
aeropuerto con visas de turista de cinco años acaban detenidos? ¿No les
concedió la embajada de Estados Unidos en La Habana esa visa tan difícil
de obtener? ¿No habían ya establecido ellos un historial de visitas y de
regresos a su país de origen? Ahora ellos son tratados como culpables
hasta que puedan demostrar su inocencia. Este es sólo el comienzo de la
nueva política, y ya estamos en plena temporada de caza de cubanos
sospechosos por parte de agentes de inmigración demasiado entusiastas?

Yo puedo entender el argumento de la gente que se alegra de la mala
fortuna de los cubanos de que los cubanoamericanos no han hecho lo
suficiente para mostrar empatía por otras comunidades. Pero esa es una
generalización y un problema de percepción que se basa en gran medida en
el abandono de la reforma de inmigración por parte de políticos como el
senador de Miami Marco Rubio. Pero él no es nosotros.

El presidente Obama, a quien se llamó “deportante en jefe” por haber
roto el récord de deportaciones durante su presidencia, abandonó a los
cubanos a quienes él se propuso a ayudar con su política “amistosa”
hacia Cuba a pocos días de la investidura de un presidente electo que
ganó las elecciones con una plataforma antiinmigrante.

Otros inmigrantes están saludando la medida tomada en contra de los
cubanos, pero esto es también una mala noticia para ellos.

Fabiola Santiago: fsantiago@miamiherald.com, @fabiolasantiago

Source: No se alegren del golpe a los cubanos. No ayuda a la causa de
otros inmigrantes | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/fabiola-santiago-es/article128241124.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *