Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Ecuador y la teoría del “callo pisado”

Ecuador y la teoría del “callo pisado”
Los cubanos huyen para no ser rehenes de una dictadura
Viernes, julio 15, 2016 | Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba.- A pesar de que el presidente Barack Obama ha
asegurado que la Ley de Ajuste Cubano no va a ser derogada, el éxodo
masivo de cubanos hacia los EE.UU y otros países continúa aumentando.
También crecen las deportaciones. El castrismo sigue afirmando que son
migrantes económicos.

Estoy absolutamente convencido de que si algún periodista o cineasta
decidiera realizar un reportaje muchos —por no decir el 100%— de esos
cubanos asegurarían que son migrantes económicos, el mismo sofisma
reiterado por el castrismo. Eso era lo que hasta hace unos días afirmaba
la abrumadora mayoría de los compatriotas en Ecuador hasta que
aumentaron las deportaciones. Ahora, según la carta que entregaron en la
embajada cubana en Quito, son perseguidos políticos.

La complicidad de Rafael Correa con el castrismo

Un documental de este mismo año, titulado “Migrantes, los otros nosotros
cubanos”, del realizador Pocho Álvarez, pone al descubierto la
discriminación que están sufriendo los cubanos en Ecuador y la
vergonzosa complicidad del gobierno de Rafael Correa con el castrismo.

Según el documental, en los últimos cinco años han entrado a ese país
106 371 cubanos, a razón de 21 274 por año, pero su situación se ha
tornado muy difícil allí. La xenofobia contra nuestros compatriotas
crece y también la discriminación que sufren al tratar de obtener un
trabajo para subsistir, lo cual conoce muy bien el gobierno ecuatoriano,
y lo permite.

Apenas el castrismo anunció a fines del 2012 que los cubanos no
tendríamos que pedir permiso para salir al extranjero, el gobierno del
“demócrata” Rafael Correa dispuso que Ecuador exigiría una carta de
invitación avalada por su cancillería para que los cubanos pudiéramos
entrar a su país, medida aplicada únicamente a nosotros.

Ante la avalancha de cubanos que salieron en busca de un contrato de
trabajo, el gobierno de Correa dispuso que a partir del 11 de mayo del
2015 se validarían únicamente los títulos de los profesionales de la
cooperación interestatal. Fue una medida tendente a proteger los
intereses del castrismo, alarmado por el número de médicos y otros
profesionales que estaba emigrando. El 26 de noviembre del 2015, ante la
decisión del gobierno de Daniel Ortega de impedir el paso de los cubanos
por Nicaragua, Correa determinó que a partir del primero de diciembre de
ese año se exigiría una visa a los cubanos para poder entrar a Ecuador.
Ambas decisiones fueron tomadas después de contactos de la cancillería
cubana con ambos gobiernos.

Fue otro acto servil hacia el castrismo y una violación de la
Constitución ecuatoriana según se expone en el documental mencionado.
Correa se presenta como un demócrata pero ejecuta contra los cubanos
discriminaciones impropias de una democracia.

La teoría del pisotón

Usted puede encontrarse aquí, en Quito, México o Miami con alguien que
hasta días atrás fue un “comecandela” o un simulador que ni siquiera le
tiró una trompetilla al castrismo, convertido por obra y gracia de un
viaje en un enardecido parlante contra el sistema. La inusitada
rebelión verbal provoca en sus interlocutores un pensamiento infalible:
“A este ya le pisaron el callo”.

Esa conducta obedece a un código de sobrevivencia frente a un régimen
altamente represivo donde la simulación es habitual en la mayoría de los
ciudadanos.

Mientras Ecuador fue fiel a su Constitución y permitió la estancia de
los cubanos en su territorio, todos los que fueron entrevistados por los
medios de prensa se reconocían migrantes económicos. El documental que
he mencionado también lo demuestra.

Pero, ¿cómo puede ser migrante económico una persona que llega a Ecuador
con 10 000, 15 000 y hasta 20 000 dólares? ¿Cómo puede serlo quien se
arriesga a perder la vida atravesando Centroamérica? La mayoría de esos
cubanos continúa repitiendo la cantaleta del castrismo porque teme sus
represalias.

La verdadera causa por la que tantos cubanos se lanzan al mar,
atraviesan Centroamérica, toda Rusia y si pudieran hasta se subirían a
un globo para salir del país es el clima de represión que se vive en
Cuba, la absoluta falta de seguridad jurídica frente a los actos del
castrismo y sus testaferros y el irrespeto a elementales derechos
humanos. Eso es lo que convierte a los cubanos en personas que huyen
para no ser rehenes de una dictadura económicamente ineficaz, y
soberbia, que sólo piensa en conservar su empoderamiento.

Que este éxodo interminable tiene un componente económico es cierto,
pero su causa es esencialmente política aunque el castrismo se niegue a
reconocerlo. ¿Acaso veintiséis años de crisis económica y cincuenta y
siete de violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos
elementales no son causas políticas? Si el éxodo obedeciera sólo a
causas económicas, personas que viven muy bien en Cuba no arriesgarían
sus vidas para realizar trabajos muy por debajo de su calificación en
otros países.

Los cubanos detenidos en Ecuador han realizado protestas públicas y han
sido reprimidos por el gobierno de Rafael Correa, quien desconociendo lo
establecido en su propia Constitución —los malos hábitos del castrismo
también se pegan— ha aumentado las deportaciones.

En una carta que entregaron ante la embajada de Cuba en Ecuador y que
CubaNet publicó recientemente, los cubanos amenazados con la deportación
gracias a la complicidad de los gobiernos de Rafael Correa y Daniel
Ortega con el castrismo, han dicho muchas verdades. Es lastimoso que lo
hayan hecho ahora y no antes, en la patria. Aquí muchos de ellos jamás
tuvieron siquiera un gesto de apoyo a la oposición pacífica. Pero algo
es algo, o como dice el dicho, más vale tarde que nunca.

Desconozco si la carta está firmada por todos o solo por los adelantados
que tampoco faltan, —¡gracias a Dios! —. Esos que, según Martí, ante la
ausencia de decoro llevan en sí el decoro de muchos hombres. Deseo que
todos logren su sueño de llegar a los EE.UU. y que no se conviertan en
otros loros del castrismo, como esos que forman supuestas organizaciones
civiles “independientes” de emigrados cubanos y asisten a encuentros en
las embajadas y consulados para apoyar al socialismo próspero y
sostenible desde sus apacibles estancias en el extranjero, donde
disfrutan de derechos que jamás tuvieron en Cuba. Un socialismo que la
dictadura nos ha colocado en el horizonte y que, por haberlo ubicado
allí, mientras dice que caminamos hacia él, más se aleja.

Source: Ecuador y la teoría del “callo pisado” | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/ecuador-y-la-teoria-del-callo-pisado/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *