Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Temor en Colombia a que se desborde la migración irregular

Temor en Colombia a que se desborde la migración irregular
AGENCIAS | Bogotá | 21 de Junio de 2016 – 11:40 pm.

Mohamud Warfa Hirsi sonríe y los ojos le brillan a pesar del cansancio.
Acaba de llegar a Turbo, el caribeño puerto de Colombia que lo acerca
cada vez más a su sueño de una vida mejor en Estados Unidos.

“Quiero llegar a Centroamérica, mis amigos me dicen que hay mucho
trabajo allí, pero mi destino final es Estados Unidos”, dice a la AFP
este somalí de 27 años, que como miles de migrantes de Haití, Cuba,
África y Asia en los últimos meses, pasa por el Golfo de Urabá en su
ruta hacia el norte.

Mohamud viajó a Turbo como muchos conocidos de Dadaab (este de Kenia),
el campo de refugiados más grande del mundo, donde creció entre la
mayoría de somalíes que huyen de la guerra civil que desangra a ese país
desde hace dos décadas.

Se despidió de su familia el 3 de marzo. Fue a Etiopía y de ahí voló a
Brasil, donde trabajó antes de iniciar el periplo colombiano. “Mi viaje
fue muy duro. (De Colombia) me deportaron tres veces”, afirma,
excusándose de dar detalles porque es “muy doloroso”.

Al igual que Mohamud, que “si Dios quiere” será médico algún día,
Jean-Baptiste Geraldo dejó su natal Cabo Haitiano por Sao Paulo, y luego
decidió irse también de allí porque “la situación estaba muy difícil”. A
los 27 años confía en llegar a Estados Unidos, como todos los que
atraviesan Colombia tras ingresar principalmente por Ecuador y
Venezuela, pero también por la Amazonía.

“Quiero ir a un país donde haya oportunidades”, señala en uno de los 20
hospedajes de Turbo, la ciudad que más migrantes de paso concentra en
Colombia, especialmente después de que en los últimos meses Panamá,
Costa Rica y Nicaragua reforzaron sus controles fronterizos.

Según Migración Colombia, entre el 1 de mayo y el 16 de junio, 1.107
migrantes irregulares fueron detectados en Turbo y Capurganá, una playa
próxima a Panamá. De estos, 50% son de Haití y 15% de Cuba. El resto se
reparte entre africanos (26%) y asiáticos (9%).

Ingrida Córdoba, recepcionista de un hotel que ha recibido hasta 30
extranjeros diarios, es testigo de un fenómeno que beneficia a Turbo.
Este puerto de 163.000 habitantes es epicentro de la producción bananera
en Colombia, pero también del narcotráfico y del lucrativo tráfico de
personas, un negocio que según la ONU generó en 2009 unos 6.600 millones
de dólares por el tráfico de unos tres millones de migrantes de
Latinoamérica a Norteamérica.

“Prácticamente estamos siempre llenos con ellos. Y pagan en dólares”,
cuenta a la AFP, mientras muestra en su celular la foto que un huésped
congoleño le mandó cuando finalmente llegó a Miami.

Una decena de haitianos había partido esa mañana en lancha a Capurganá.
Desde allí, muchos migrantes irregulares no tienen más opción que
meterse en la tupida selva del Darién, a merced de los “coyotes” que los
guían y de los narcotraficantes que controlan la zona, y a riesgo de
padecer enfermedades, hambre y sed.

Aliex Artiles, un ingeniero informático de Cienfuegos, ya atravesó el
Tapón del Darién en 2010, en su primer intento por pisar suelo
estadounidense y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.

Pero en México lo regresaron a Cuba. El 1 de mayo pasado volvió a probar
suerte, pero esta vez tomó un avión de La Habana a Puerto España
(Trinidad y Tobago), cruzó en ferry a Venezuela e ingresó a Colombia por
las trochas fronterizas.

Desde mediados de mayo, Aliex, de 33 años, es uno de los cientos de
cubanos varados en Turbo. “Primero estábamos en la plaza, éramos más de
60, hasta que una persona nos prestó esta bodega. Ahora somos más de
500, con tres embarazadas y varios niños. Y todos los días llegan más”,
relata, mientras sus compatriotas se afeitan y lavan los dientes bajo un
sol abrasador.

En el muelle detrás de la bodega, unas mujeres hacen fila frente a dos
lavarropas donados. Un niño llora, otros corretean dentro sobre los
colchones salpicados de ventiladores.

“Solo queremos que nos dejen seguir de manera segura. Todos cumplimos
los requisitos de la Ley de Ajuste Cubano. Siento que no tenemos
respuesta porque Cuba es anfitriona de los diálogos de paz con las
FARC”, agrega, sobre las avanzadas negociaciones del Gobierno colombiano
con ese grupo ilegal.

Para Christian Krüger, director de Migración Colombia, “es imposible”
acceder a la petición de los cubanos. “Al permitirles que salgan a otro
territorio estaríamos formalizando una situación irregular (… y)
coadyuvando al delito de tráfico de migrantes”, dijo en declaraciones
entregadas a la AFP.

El hacinamiento en la bodega, donde dos hombres ya fueron hospitalizados
con malaria, preocupa a William González, defensor del Pueblo de Urabá.
“La situación es dramática”, señaló.

Emélides Muñoz, secretario de Gobierno de Turbo, teme que el problema de
la migración irregular se desborde. “El fenómeno viene de 2006, pero se
disparó desde fines del año pasado”, aseguró. El último balance oficial
señala que en la zona se detuvieron 107 migrantes irregulares en 2012,
en comparación con 2.942 en 2015 y 4.204 en lo que va de 2016.

En su lucha contra el narcotráfico en el Caribe, el comandante de la
Fuerza de Tareas Neptuno, con base en Turbo, señala el rescate de
migrantes en embarcaciones para 20 personas que llevaban hasta 40, sin
salvavidas y con olas de más de cuatro metros de altura.

“Ha habido volteo de lanchas, ahogamientos y hasta desapariciones de
estas personas en el mar”, dijo el brigadier general Adolfo Enrique
Martínez.

En el cementerio de Turbo, hay 15 bóvedas de Cuerpos No Identificados
(CNI): 13 de 2013 y dos del 23 de enero pasado. “Los recogen en aguas
del Golfo, pero no se sabe la muerte de ellos. Llegan descompuestos y
aquí quedan, sin plazo”, apunta Evelio Cortez, el sepulturero.

Source: Temor en Colombia a que se desborde la migración irregular |
Diario de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1466545259_23251.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *