Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Científicos que huyeron de Cuba hace más de 20 años rehacen sus vidas en Estados Unidos

Científicos que huyeron de Cuba hace más de 20 años rehacen sus vidas en
Estados Unidos

La mayoría de los científicos han logrado reanudar sus actividades como
académicos o investigadores de la ciencia cuántica o teoría nuclear
Uno de los académicos, que era cartógrafo en Cuba y estudió y trabajó en
la antigua Unión Soviética, es hoy periodista en Miami
La deserción de científicos fue un presagio de los balseros de 1994 y
del éxodo actual causado por el deshielo de las relaciones entre Estados
Unidos y Cuba

ALFONSO CHARDY
achardy@elnuevoherald.com

Después del derrumbe del muro de Berlín en 1989 y el posterior colapso
de la Unión Soviética, decenas de científicos huyeron de Cuba
desilusionados con el sistema comunista en la isla.

Su partida marcó el inicio de un nuevo éxodo cubano, que continúa hasta
el presente y que parece estar intensificándose después del histórico
deshielo entre Estados Unidos y la isla, anunciado en diciembre del
2014, cuando el presidente Barack Obama ordenó la restauración de
relaciones con La Habana.

Casi 41,000 inmigrantes cubanos sin visas llegaron a suelo
estadounidense en el año fiscal 2015 —el número más grande en más de una
década, superando incluso el número de balseros cubanos que salieron en
1994.

Algunos de los científicos cubanos que huyeron fueron entrevistados para
un artículo publicado en el Nuevo Herald y el Miami Herald en 1993, y
hoy día todavía se encuentran en Estados Unidos. La mayoría ha
prosperado, y han tenido carreras exitosas en el mundo académico o en
otros lugares. Ninguno de ellos se arrepiente de haber salido de Cuba; y
todos ellos —en entrevistas recientes— expresaron su gratitud a los
Estados Unidos por haberles dado refugio y una nueva oportunidad de
rehacer sus vidas.

Lo que fue importante en la deserción de los científicos cubanos en la
década de 1990 fue que su huida marcó la primera vez que profesionales
de alto nivel, que habían crecido bajo el régimen castrista, y que se
habían beneficiado de este o habían apoyado a la revolución, rompieron
con el sistema y expresaron su descontento partiendo al extranjero.

Vivian Incera, por ejemplo, tenía 5 años cuando Fidel Castro tomó el
poder en 1959 y creció creyendo en los ideales de la revolución cubana.
Pero para finales de la década de 1980, Incera había comenzado a romper
con el sistema y cuando llegó la oportunidad de estudiar en el
extranjero, salió de la isla con su esposo, Efraín Ferrer, y su pequeño
hijo.

Fueron a la Unión Soviética donde estudiaron Física Cuántica y
trabajaron bajo Andrei Sajarov, el brillante físico sovietico que ganó
el premio Nobel de la Paz. Después que el Muro de Berlín cayó en 1989,
Incera, su marido y su hijo abordaron un tren a Hungría y desertaron.

Eventualmente llegaron a Miami donde empezaron a trabajar en la
Universidad Internacional de la Florida (FIU).

En la actualidad, Incera es profesora de Física en la Universidad de
Texas en El Paso (UTEP), donde durante cinco años se desempeñó como
presidenta del Departamento de Física. Después de llegar al fin de su
mandato, Incera se centró en la investigación y la tutoría de
estudiantes de teoría nuclear y de alta energía.

Incera ha logrado colocar a varios estudiantes de Física de UTEP en
programas de doctorado competitivos en todo el país. Bajo su liderazgo,
el Departamento de Física de la Universidad experimentó un aumento en la
matrícula de estudiantes de Física de 15 a más de 110, de acuerdo con un
resumen de sus logros profesionales.

Ferrer, por su parte, es profesor en el Departamento de Física de UTEP.
Junto con su esposa, Incera, han liderado el grupo de investigación de
alta energía y teoría nuclear de la universidad, que en los últimos
cuatro años ha formado a cinco estudiantes de post-doctorado, seis de
postgrado y cinco de pregrado.

“Salir de Cuba y venir aquí fue la mejor decisión que hemos tomado”,
dijo Incera durante una entrevista en Miami recientemente.

Ferrer se hizo eco del sentimiento de su esposa, diciendo que a menudo
tiene una pesadilla en la que él regresa a Cuba después de estudiar en
la Unión Soviética.

Después de todos estos años, tengo un sueño recurrente en el que me veo
regresando a Cuba desde Rusia sin aprovechar la oportunidad para
desertar”, dijo Ferrer. “En realidad no es un sueño, sino una pesadilla”.

Otro científico cubano que desertó mientras estaba en la Unión Soviética
fue Armando Portela.

En Cuba, Portela había trabajado en el Instituto de Geografía de la
Academia de Ciencias de Cuba. Se especializó en Geomorfología, que es el
estudio del relieve terrestre y produjo algunos mapas detallados de Cuba
que formaron parte del Atlas Nacional de la isla. Eventualmente viajó a
la Unión Soviética por un asunto personal. Pero cuando la Unión
Soviética se desintegró en diciembre de 1991, Portela decidió no
regresar a Cuba.

Finalmente, Portela se dirigió a Miami bajo los auspicios de un programa
de la Fundación Nacional Cubano-Americana que reubicaba a cubanos
varados en la Unión Soviética y Europa del Este.

En Miami, Portela cambió de carrera y se convirtió en periodista,
primero trabajando para un boletín sobre Cuba que anteriormente
publicaba el Miami Herald, y luego se unió a el Nuevo Herald donde
actualmente es jefe de la Mesa de Redacción.

“No me arrepiento de haber venido”, dijo Portela, otro de los académicos
entrevistados hace más de dos décadas. “Lo único que lamento es que no
lo hice antes, cuando era más joven”.

Otro científico cubano que huyó a principios de la década de 1990 fue
Carlos Delgado, profesor asociado de Ciencia y Física en el Instituto
Superior Pedagógico de La Habana. Huyó en septiembre de 1992 después de
firmar, junto con otros académicos y maestros de escuela, una carta
exigiendo democracia en Cuba.

Después de llegar a los Estados Unidos, Delgado se ubicó en Nevada,
donde tenía familia.

Al principio, Delgado tuvo problemas para encontrar trabajo.

Pero, poco a poco, logró emplearse en una serie de puestos ocasionales,
desde obras viales hasta en la rama de la construcción. También trabajó
en hoteles y casinos.

Poco después encontró trabajo como profesor adjunto a tiempo parcial en
la Universidad de Nevada, en Las Vegas.

Finalmente, en 1999, Delgado consiguió un empleo de tiempo completo como
profesor de Física en la Universidad del Sur de Nevada (CSN), donde está
actualmente.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Source: Científicos que huyeron de Cuba hace más de 20 años rehacen sus
vidas en Estados Unidos | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article55208265.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *