Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Entre la pesadilla del mar y el sueño de las Grandes Ligas

Entre la pesadilla del mar y el sueño de las Grandes Ligas
FRANCYS ROMERO | La Habana | 25 Ago 2015 – 10:17 am.

Al habla con Yoanys Quiala, joven lanzador cubano de los Astros de Houston.

El holguinero Yoanys Quiala desafió las tempestades del mar con menos de
20 años de edad. Originario de Mayarí y lanzador derecho de los
Cachorros de Holguín, Quiala optó por salir de Cuba en la noche para
lograr su promesa de llegar algún día a las Grandes Ligas.

Decidió, también, lanzar en una sola Serie Nacional en la que no rebasó
los 100 innings de actuación. Quiala fue sancionado por salida ilegal
del país y no pudo continuar su labor como abridor. Hasta ese momento
tenía marca de tres victorias y dos reveses, con una efectividad de
2.22. El oponente solo le bateaba para 247 en 52.2 inning en los que
ponchó a 33 hombres y permitió tres cuadrangulares.

De no haber sido por su inmediata fuga, tal vez Quiala se hubiera alzado
con la distinción al novato del año en la Serie 52. Iba ganando la
carrera en la primera mitad de la temporada, por encima de nombres como
Yordanis Linares, Yoan Moncada y Norge Luis Ruiz, finalmente ganador del
premio.

Luego de un extenso periplo por Republica Dominicana, a finales de mayo,
Quiala fue firmado por los Astros de Houston. Su meta es la misma de los
peloteros cubanos desde hace muchos años: llegar lo antes posible a la MLB.

El holguinero conversó con DIARIO DE CUBA sobre los primeros pasos de su
carrera, la aventura del emigrar por la peligrosa ruta del mar y su
resplandeciente futuro (solo tiene 21 años), que apenas comienza a brillar.

Tras solo lanzar en la Serie Nacional 52, emigraste en busca de otra
suerte. ¿Por qué decides irte?

Primeramente, cuando tenía 11 años vi por primera vez videos de las
Grandes Ligas y me llamó la atención ese béisbol. Me impresionó la
belleza de los estadios y la multitud también. Desde que estaba en edad
de la primera escuela deportiva me tracé una meta, que era hacer números
en la Serie Nacional para que se interesaran por mí en las Mayores. En
la primera mitad de la temporada de la Serie 52 estaba siendo el Novato
del Año. Me dije, “no puedo esperar más, me voy”. Y así fue.

¿Cómo fue la travesía y el hecho de dejar la familia atrás?

Desde los 12 años sentía que me ahogaba en casa. Tenía que buscar mi
camino y decidí irme a la escuela de deportes (EIDE). Cuando llegó el
momento lo aproveché. Lo que no le dije a nadie fue cuándo me iba. Mis
decisiones son mías. Desde niño he sido siempre así, como mismo te digo
que decidí irme para la escuela a pasar trabajo desde pequeño,
teniéndolo todo en casa.

La travesía fue muy mala, tardamos dos días y tres noches en llegar a
Haití porque el motor de la lancha se rompió. Pero finalmente llegamos.

¿Algún compañero de tu equipo en Holguín o de otras provincias te
acompañaron en el viaje?

Sí. Raimar Navarro de Holguín y, de Villa Clara, mi gran hermano
Alejandro García.

Ahora que los tres han sido firmados por organizaciones de Grandes
Ligas. ¿Crees que valió la pena?

Si, todo valió la pena. Aunque hemos pasado miles de travesías y mucho
sacrificio bajo sol y sereno, entrenando y sin familia cerca, que casi
siempre eso es un motor de empuje.

¿Cómo fue la vida en República Dominicana? ¿Cuánto tiempo estuviste
allí? ¿Te sentiste mal en algún momento?

Bueno, llevo dos años y tres meses y por supuesto, en muchas ocasiones
me sentí mal al ver a compañeros de otros equipos llegar, firmar e irse.
Uno se siente mal cuando eso pasa. Yo estuve un año y tres meses sin
papeles, por eso fue que demoré en firmar. La vida aquí en Dominicana es
muy buena, siempre y cuando estés enfocado en tu trabajo, que es lo que
te llevará a la cima

Háblame de la firma con los Astros de Houston y de cómo se interesaron
en ti.

En el showcase de los Yankees fue que ellos me vieron. Nunca me habían
visto y partir de ese momento se interesaron por mí. Luego me vinieron a
observar muchas veces.

¿En que liga lanzas ahora que te asignaron a la organización? Cuéntame
como te ha ido en esta nueva etapa.

Estoy en la Liga de Verano de Dominicana, pues por ahora no tengo la
visa para viajar a EEUU. Me asignaron como abridor y llevó 35 innings.
Me siento muy bien y muy contento de pertenecer a los Astros de Houston.

¿Cómo estás con tus lanzamientos? ¿Cuántos lanzamientos te encuentras
trabajando?

Bueno, estoy como nunca pensé, dominando cuatro lanzamientos que los
tiro en la zona de strike. La recta la tengo oscilando entre las 93 y 96
millas sostenidas, y tocando 97. Ahora mismo, con la slider llego a 86,
también tiro el cambio (85 millas) y una splitter que está por las 80 y
82 millas. La recta de dos costuras no la uso mucho, a no ser que me
haga falta en ocasiones difíciles que se presentan dentro del juego.

¿Crees que puedes ascender dentro del sistema de sucursales de los Astros?

Mis expectativas y mi meta es llegar a Grandes Ligas en menos de dos
años. Se que me falta un poco más de madurez en el box, pero para eso
estamos trabajando duro.

¿Cuándo crees que volverás a ver a tu familia y a los que dejaste detrás?

No lo sé, pero lucharé por ver a la familia y, Dios mediante, todo
saldrá bien.

Source: Entre la pesadilla del mar y el sueño de las Grandes Ligas |
Diario de Cuba – http://www.diariodecuba.com/deportes/1440345764_16498.html

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *