Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Un día en la vida de Fidel Castro – El cerco de la desmemoria

Un día en la vida de Fidel Castro: El cerco de la desmemoria
Posted on 8 junio, 2015
Por Miguel Fernández Díaz

El 8 de junio de 1959, Día del Abogado, Fidel Castro aprovechó la
“oportunidad emocionante [de] hablarles a mis compañeros de profesión”
en el Habana Hilton y soltó que nunca hubo “tantos abogados en un
gobierno” como en el suyo. Agregó que los ministros solían llamar
afectuosamente a Osvaldo Dorticós “El Congreso”, porque “es el que
redacta las leyes y por cuyas manos pasan las iniciativas y las medidas
legales”.

Para darse legitimidad, Castro refirió “que a una inmensa mayoría del
pueblo no solo le faltaba la libertad, no solo le faltaba la seguridad,
sino que le faltaba también el pan [y] esa inmensa mayoría del país
había concebido una gran esperanza en la revolución”. También dijo algo
que acabaría por volverse contra él mismo: su revolución tenía lugar en
“una isla capaz de dar un modo de vida decoroso no a la exigua población
de seis millones de habitantes, sino a una población cinco o seis veces
mayor, con trabajo para todos, con riquezas para todos, con beneficios
para todos”.

Aquel Día del Abogado -años más tarde se denominaría Día del Trabajador
Jurídico- Castro entregó el premio (diploma y 100 pesos) a la mejor
tesis de grado del curso anterior en la Escuela de Derecho (Universidad
de La Habana), que correspondió a Bernardo Benes Baikowitz por su
enfoque jurídico del capital de la sociedad anónima. Para entrar en el
concurso, la novia de Benes había tenido que mecanografiar la tesis a
tecla forzada.

Vueltas de la vida

Castro no se olvidaría de aquel abogado, que entró al bufete Zaydin y
para 1960 marchaba al exilio, donde se hizo banquero y hasta se enroló
en el comité de finanzas del Plan Torriente, concebido hacia 1970 para
derrocar el gobierno revolucionario con expediciones desde países
latinoamericanos. El 23 de agosto de 1977, Benes fue abordado en Panamá
por dos oficiales del Ministerio del Interior (MININT): José Luis Padrón
y Antonio de la Guardia, “el apoderado de Castro y su ayudante”,
respectivamente, según el propio Benes en sus memorias.

Padrón y De la Guardia venían con la propuesta irresistible de montar el
negocio redondo de viajes y envíos a Cuba bajo la cobertura de
reunificar a la familia. Benes voló a Jamaica el 12 de diciembre de 1978
y de allí siguió disfrazado a reunirse con Castro en La Habana. Para
abril de 1979 Benes constituía la corporación Operación Reunificación
Cubana, Inc., con la profesora María Cristina Herrera, el pintor Vicente
Dopico, el cura José Reyes y el Dr. Octavio Pino.

En una de las reuniones con Castro, Benes notó que usaba botas Florsheim
y a la visita siguiente trajo de regalo unas Johnson & Murphy que
debieron costar $650 dólares.

Negociaciones secretas

Al cabo, Benes -de ascendencia judía- sería apodado el Schindler cubiche
por la gestión de reunificación familiar y la liberación de unos 3,600
presos políticos. Sólo que semejante papel no se atribuye a Benes por
ninguno de los funcionarios de la administración Carter que tomaron
parte en las ocho reuniones secretas (mayo de 1978-septiembre de 1980)
con representantes de Castro para ver cómo podían normalizarse las
relaciones Cuba-Estados Unidos.

Jimmy Carter ni siquiera lo menciona en su White House Diary (2010), que
revela al presidente de Coca Cola, Paul Austin, como enviado especial
ante Castro en 1978. Tampoco el Consejero de Seguridad Nacional
encargado de América Latina y el Caribe, Robert A. Pastor, menciona a
Benes en sus memorias (Whirlpool: U.S. Foreign Policy Toward Latin
America and the Caribbean, 1992). Y eso que Pastor encabezó las
negociaciones secretas con Castro en Cuernavaca (1978), donde se acordó
precisamente liberar a los presos políticos.

En un solo párrafo de la página 146 de su libro The Closest of Enemies
(1988), el jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La
Habana, Wayne Smith, alude a Benes como simple recadero. Wayne aclaró de
paso que de los cacareados 3,600 presos políticos, apenas un tercio
guardaba todavía prisión y de estos últimos, la mitad traían su causa de
salida ilegal del país, que antes del Código Penal de 1979 se juzgaba
como delito contra la Seguridad del Estado.

Nada más que Carter hizo el primer ademán conciliatorio, Castro mandó a
montar quioscos en Estados Unidos para ofrecer a los exiliados o
refugiados, a precio de monopolio, pasajes a Cuba y servicios de envío
de paquetes y remesas. En Miami arribaron como adelantados Max “El
Guatón” Marambio (alias Carlos Alfonso) y Fernando Fuentes Coba, quienes
se encargaron de montar las empresas Havanatur y American Airways
Charters (AAC), respectivamente.

Agenda de 1978

En aquel entonces el Departamento de Estado expuso un plan de cinco
puntos para avanzar hacia la normalización de las relaciones. Cuba debía:

Liberar a todos los presos políticos con ciudadanía estadounidenses y
repatriar a otros
Poner en libertad a los miles de presos políticos cubanos
Autorizar la reunificación de las familias cubanas divididas
Retirar las fuerzas militares de África
Compensar a las empresas y ciudadanos estadounidenses expropiados
Esta última exigencia se consideraba la única premisa indispensable para
levantar el embargo. Castro se negó a retirar sus tropas de Angola y
accedió a compensar a los expropiados siempre que Estados Unidos pagara
la factura de los daños causados por el embargo y otras agresiones.

La reunificación familiar y la liberación de los presos políticos
estaban sobre el tapete desde que el enviado especial de la
administración Nixon, Pat Holt, viajó a La Habana en julio de 1974. El
11 de enero de 1975, el asistente de Henry Kissinger, Lawrence
Eagleburger, y el diplomático Ramón Sánchez-Parodi Montoto, quien sería
el primer jefe de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington,
volvieron a discutir ambos temas en Nueva York.

Según Benes, el 15 de mayo de 1985 fue al reenganche con Castro como
enviado especial del presidente Reagan, quien proponía restablecer las
relaciones diplomáticas, levantar totalmente el embargo y hasta
restablecer una cuota azucarera para Cuba, a cambio de que Castro dejara
de exportar su revolución hacia América Latina.

Castro habría contestado a Benes: “Dile a tu presidente que acepto su
ramo de olivo”. Pero todo se malogró, apenas cinco días después, el 20
de mayo de 1985, con la salida de Radio Martí.

Source: Un día en la vida de Fidel Castro: El cerco de la desmemoria |
Café Fuerte –
http://cafefuerte.com/cuba/24468-un-dia-en-la-vida-de-fidel-castro-el-cerco-de-la-desmemoria/

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *