Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Refugiados hoy, turistas al año y un día

Refugiados hoy, turistas al año y un día
¿Qué hacer con la Ley de Ajuste? Si los cubanos son “perseguidos
políticos”, ¿cómo es posible que vayan a Cuba en múltiples ocasiones
cada año y nada les suceda?
jueves, febrero 5, 2015 | Hector Lans

MIAMI, Florida -Interesante ver, como dice el bolero, “las vueltas que
da la vida”. ¿Quién iba a decir que incluso líderes políticos de extrema
derecha, quienes siempre enarbolaron la bandera de la denuncia al
régimen de Castro y la defensa al valiente exilio cubano que tantas
vidas ha ofrendado, iban a recomendar el levantamiento de la Ley de
Ajuste Cubano?

Tal ley, como el llamado Embargo Económico, contiene más un valor moral
y de denuncia a una dictadura implacable, que un efecto realmente
positivo o decisivo para ganar esta gran batalla de más de 56 largos años.

La actitud de languidez política del presidente Obama, así como su
lealtad a la defensa del Socialismo Mundial, llamado comúnmente en
tiempos de la antigua Unión Soviética, Internacional Comunista, por el
contrario, ha mostrado sus verdaderos colores.

El exilio cubano legítimo, el que vino por persecución política y no en
busca de bienestar económico, observa con dolor como Miami se llena cada
vez más de “compañeros” del Partido, antes perseguidores, fieles al
régimen, aun cuando viven en “exilio”. Aquellos que visitan la Isla,
como me comentaba, adolorido, un amigo, “cada 15 minutos”. He visto
múltiples casos de personas que llegan, se acogen a la Ley de Ajuste
Cubano, al año reciben su residencia o Green Card y al mes siguiente
hacen su primera visita a Cuba.

Me pregunto: ¿No es la Ley de Ajuste Cubano la que permite quedarse en
Estados Unidos a aquellos perseguidos por la dictadura cubana? Si son
perseguidos, ¿cómo es posible que regresen a Cuba, vayan y vengan en
múltiples ocasiones cada año y nada les suceda? Cuando les preguntas, te
dicen claramente que vinieron por razones económicas. A mí no se me
ocurriría -de hecho, jamás lo he hecho- visitar Cuba, para no correr el
riesgo de que me encarcelen, como tantas veces hicieron en mis tiempos
de juventud cuando allá vivía.

¿Sería la mejor respuesta cancelar la Ley de Ajuste Cubano, ante esta
falta de dignidad de quienes visitan la finca del dictador después de
recibir asilo político en Miami? La verdad que ganas no me faltan para
apoyar tal iniciativa. Sin embargo, pienso que existe una solución más
justa. ¿Por qué no mantener esa Ley, cuyo gran valor radica en ser una
denuncia y una posibilidad de dar refugio a verdaderos perseguidos por
el régimen de los Castro, pero regular o hacerle una Enmienda a la Ley
que controle las idas y venidas de quienes, sin tener una razón de peso,
la visitan sin temor a ser encarcelados?

Debiéramos legislar que aquellos que la visiten sin una razón muy
justificada, deberán prescindir de su derecho a residir de manera
permanente en Estados Unidos, así como de recibir los múltiples
beneficios económicos a que tienen derecho los verdaderos refugiados.

Eliminar la Ley de Ajuste Cubano no creo sea justo, sino más bien otra
victoria política de los Castro. Eliminar el Embargo, tampoco lo creo,
aunque totalmente inefectivo, sigue siendo una bandera de protesta del
cubano exiliado.

Quienes hace tantas décadas no vemos a Cuba, y no pensamos verla
mientras exista allá la sombra de los Castro, vemos con tristeza el
desparpajo de los nuevos “emigrados”, pero más tristeza nos da ver cómo
el Presidente norteamericano es capaz de proponer la retirada de Cuba de
la lista de países terroristas, cuando sus actuales gobernantes lo
practicaban desde su lucha contra Batista, poníendo bombas en los cines,
asesinando a funcionarios del gobierno en cabarets, librando una guerra
de guerrillas, hoy extendida a Colombia y a muchos otros países del
mundo. Cuando aviones cubanos militares han derrumbado aeronaves
civiles, asesinando jóvenes en aguas internacionales. Cuando
recientemente se detectó en el Canal de Panamá un buque con rumbo a
Corea del Norte cargado ilegal y clandestinamente de armamentos pesados.
Cuando las mujeres son públicamente atropelladas y golpeadas por solo
expresar pacíficamente su inconformidad con la dictadura. Cuando jóvenes
arriesgan sus vidas diariamente tratando de llegar a la Base Naval de
Guantánamo esquivando las minas colocadas por el gobierno cubano y
cruzando el Estrecho de la Florida con tal de ser libres. Cuando más de
un opositor ha sido asesinado de una u otra manera a la luz pública.

Esperemos que, a pesar de la indignación que nos causa ver a la ola más
reciente de cubanos que llegan a la Florida y de inmediato se van de
paseo a la Isla, la Ley de Ajuste Cubano se mantenga como un estandarte
de denuncia a un régimen de oprobio que ha humillado a los cubanos,
dentro y fuera de Cuba por más de medio siglo, ante la indiferencia del
mundo llamado libre y de todas la naciones democráticas del planeta.

También esperemos que nuestros congresistas y senadores legislen y
propongan la suspensión de los beneficios recibidos mediante la Ley de
Ajuste Cubano a aquellos que demuestren que van a Cuba sin justificación
saludable y no sufren persecución real del gobierno.

Como decía Winston Churchill: Esperemos y oremos.

Source: Refugiados hoy, turistas al año y un día | Cubanet –
http://www.cubanet.org/opiniones/refugiados-hoy-turistas-al-ano-y-un-dia/

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *