Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

La hispanidad como salvoconducto

La hispanidad como salvoconducto
– Desde que en el año 2007 entrará en vigor la Ley de Memoria Histórica,
más de 183 mil cubanos han obtenido la nacionalidad española
– El pasaporte español no es sólo un salvoconducto hacia una mejor vida,
sino que muchos países de la zona no exigen visado a los ciudadanos de
la Unión Europea
ROSA LÓPEZ, La Habana | Octubre 12, 2014

“Esto es como una fábrica de chorizo… pero aquí hacemos españoles”,
solía decir un funcionario del consulado de España en La Habana. Cada
mañana cientos de personas se dan cita a las afueras de uno de los
edificios más hermosos de La Habana, para obtener la ciudadanía que
alguna vez tuvieron sus padres o sus abuelos. Dianelys González es una
de ellos. Lleva cinco años reconstruyendo su árbol genealógico para
probar que su familia proviene de la Península.

“De niña todos me decían ‘galleguita’ porque me parezco mucho a mi
abuela que es de Asturias”, cuenta Dianleys con cierta vanidad. Cuando
era pequeña no hubiera imaginado que aquella viejecita de marcado acento
se convertiría en el salvoconducto para salir de la Isla. Con cuarenta
años, esta cubana creció mirando los dibujos animados de Elpidio Valdés,
donde los españoles eran ridiculizados y tenidos como los grandes
enemigos históricos. Ahora, sin embargo dice con humor “por estas venas
corren la fabada y el chorizo… aunque aquí haya tenido que comer mucho
chícharo y huevo hervido”.

El fenómeno de los cubanos nacionalizados españoles parece no tener fin.
Desde que en el año 2007 entrará en vigor la Ley de Memoria Histórica,
miles de compatriotas se lanzaron a desempolvar sus ancestros ibéricos.
La posibilidad de nacionalizarse y obtener el pasaporte español o de
cobrar la ayuda mensual del retornado ha desencadenado una verdadera
“cacería de abuelos”.

Aunque la ley estuvo vigente hasta el 27 de diciembre de 2011, todavía
miles de casos siguen abiertos a la espera de encontrar los documentos
probatorios. A mediados de 2013 habían logrado obtener la nacionalidad
española unos 183 mil cubanos, gracias a la ley aprobada durante el
Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011). En la Isla residen
actualmente 108.858 españoles, que en su mayoría no nacieron en la
tierra de Cervantes sino que se nacionalizaron con posterioridad.

Sólo hay otro consulado más concurrido que el español, el
norteamericano. La reunificación familiar y la posibilidad de obtener el
asilo político llevan a miles de personas cada día a la Oficina de
Intereses de Estados Unidos en La Habana. “Los cubanos no van hacia un
lugar, los cubanos escapan de un lugar”, asegura uno de los custodios
del edificio con más presencia policial en el país.

Sin embargo, Dianelys optó por “tirar para Europa”. Según cuenta,
tampoco quiso hacerlo a través de una salida ilegal. “Nunca pensé irme
en una balsa porque tengo hijos adolescentes y es muy peligroso”,
asegura. De manera que se aferró a la partida de nacimiento de su abuela
y emprendió un camino también plagado de obstáculos y momentos
difíciles. “Tuve que escribir a todas partes, incluso a la parroquia en
España donde habían sido inscritos sus hermanos y ella también”.

Toda la familia de Dianelys se puso en función de rellenar el expediente
con certificados y documentos. Durante casi un lustro en la casa ese ha
sido el tema más tratado. “Me tuve que ir incluso varias veces a Villa
Clara, donde queda una parte de los descendientes a ver cuáles papeles
ellos tenían que me pudieran ayudar”. La inversión en trámites
burocráticos, llamadas y hasta sobornos para obtener más rápido las
copias de archivos, le ha salido en miles de pesos convertibles.
“Tuvimos que vender el carro, pero no me arrepiento porque cuando esto
termine tendré algo más valioso que un Lada soviético”.

Ella es de las que quiere emigrar y radicarse en España, pero otros
hacen todo el proceso sólo para recibir una ayuda económica. Un truco
muy extendido es viajar a España y hacer el llamado empadronamiento en
una dirección, para después inscribirse como Emigrante Retornado y
demandar un empleo en el Instituto Nacional de Empleo (INEM). Entonces
regresan a Cuba y, para seguir cobrando las ayudas, hacen creer a las
autoridades españolas que residen en la península. Los más ancianos
simplemente se quedan en la Isla para recibir algunos subsidios, que
ascienden a diez veces más que cualquier pensión nacional.

Algunos de estos nacionalizados españoles han probado vivir en la
Península pero la situación económica y las dificultades para integrarse
los han hecho desistir. Ese es el caso de Manuela Acuña, quien después
de tres años sin empleo en Madrid ha decidido retornar. “Ahora me dedico
a hacer compras en Panamá”, asegura esta señora que ya supera las seis
décadas de vida.

El pasaporte español es un salvoconducto hacia una mejor vida. Muchos
países de la zona no exigen visado a los ciudadanos de la Unión Europea.
Incluso para entrar a Estados Unidos sólo necesitan un documento
meramente formal llamado Sistema Electrónico de Autorización de Viaje
(ESTA por sus siglas en inglés).

Dianleys ya está a punto de recibir su nueva nacionalidad. “Le voy a ir
a poner un ramo de flores grande, de esos que venden en pesos
convertibles a mi abuelita en su tumba”, promete mientras se lleva la
mano a la boca y estampa un sonoro beso sobre su dedo índice. Al
pronunciar la frase ya hay un acento algo cambiado, un seseo marcado,
inusual… español.

Source: La hispanidad como salvoconducto –
http://www.14ymedio.com/reportajes/hispanidad-salvoconducto-cubanos_nacionalizados-espanoles_0_1649835001.html

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *