Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Remolcador 13 de marzo – Veinte años y ningún culpable

Publicado el sábado, 07.12.14

Remolcador 13 de marzo: Veinte años y ningún culpable
Al menos 37 personas perdieron la vida en la madrugada del 13 de julio.
NORA GÁMEZ TORRES
NGAMEZTORRES@ELNUEVOHERALD.COM

En su libro sobre el totalitarismo, Hannah Arendt insistió en la
necesidad de recuperar la memoria histórica como vía para construir un
futuro diferente.

A veinte años del hundimiento del remolcador 13 de marzo en aguas
cubanas, Jorge A. García, quién perdió 14 familiares en la tragedia,
entre ellos un hijo y un nieto, insiste en recordar estos hechos, guiado
por un propósito similar: “que se conozcan para que no se repitan”, dijo
a el Nuevo Herald.

Muchos cubanos en la isla nunca escucharon de estos acontecimientos—en
el que fallecieron al menos 37 personas identificadas, entre ellas 10
niños—o solo conocen la versión oficial publicada en Cuba, en la que el
gobierno calificó el hundimiento del remolcador en la madrugada del 13
de julio de 1994, durante la llamada crisis de los balseros, como un
“accidente”, provocado por trabajadores del puerto que habrían estado
protegiendo sus “medios de trabajo”.

Inicialmente las autoridades cubanas culparon al mal estado de la
embarcación por el naufragio, pero el 5 de agosto de 1994, el día de los
disturbios conocidos como “El Maleconazo”, Fidel Castro se refirió a los
acontecimientos del 13 de julio y declaró que las investigaciones
realizadas por el Ministerio del Interior concluyeron que los
trabajadores del puerto que se lanzaron a perseguir el remolcador en
tres embarcaciones intentaron “retenerlo” y en condiciones de oscuridad
y “mar fuerte”, el barco que iba detrás golpeó “accidentalmente” al 13
de marzo.

“Qué vamos a hacer con esos trabajadores que no querían que les robaran
su barco, que hicieron un esfuerzo verdaderamente patriótico, pudiéramos
decir, para que no les robaran el barco”, se preguntó Castro, quien se
refirió luego al “comportamiento de los obreros” como “ejemplar”.

Pero García, con gran constancia, se ha dedicado a reconstruir
detalladamente los eventos a partir de testimonios de sobrevivientes en
su libro El Hundimiento del Remolcador 13 de Marzo (2001) y a recordarle
al mundo que los cuerpos de las víctimas no han sido recuperados. Nadie
fue enjuiciado en Cuba, a pesar de declaraciones y recursos presentados
ante organismos internacionales como Amnistía Internacional, Human
Rights Watch, Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA).

García, actualmente de 70 años, iba a ser uno de los 72 pasajeros, pero
decidió “ceder su puesto a los más jóvenes”, decisión de la que no se
arrepiente pues insiste en que este era “un viaje seguro” y que la
embarcación contaba con “1000 galones de petróleo”, combustible
suficiente para llegar a Estados Unidos.

Su cuñado, Fidencio Ramel Prieto, jefe de operaciones del puerto de La
Habana, fue uno de los organizadores de la infortunada salida ilegal en
el remolcador 13 de marzo, una nave de 17 pies de eslora, de madera, que
Ramel había reparado para el viaje y a la que había comprado un motor nuevo.

Según el testimonio de Sergio Perodín, publicado a raíz del 10
aniversario de los hechos en la revista Contacto, hubo dos intentos
anteriores de salida, por lo que es muy probable que las autoridades del
puerto supieran de los planes de desviar el remolcador hacia los Estados
Unidos. Ello explicaría la reacción inmediata de otras tres
embarcaciones que muy rápidamente se acercaron a este y comenzaron a
lanzar chorros de agua con mangueras de alta presión, pues contaban con
equipamiento contra incendios, según narra Perodín.

En testimonio ofrecido a la Comisión Interamericana de Derechos, otra de
las sobrevivientes, Jeanette Hernández Gutiérrez, narró así lo sucedido:
“Cuando estábamos a siete millas, nosotros vemos que ellos aceleran y se
nos ponen al lado y empiezan a darnos bandazos, nosotros levantamos los
niños y ellos los ven y empezamos a gritarles que por favor…no hagan
eso y ellos no hacen caso…Ellos nos hundieron de la siguiente forma: el
remolcador que nos parte la popa se pone por delante y se sube en proa y
la parte”.

Los sobrevivientes han narrado que varios niños y mujeres quedaron
atrapados en la bodega, adonde fueron a buscar refugio de los chorros de
agua. Luego de que el barco se hundiera, según estos testigos, los
agresores rehusaron ayudarles y la guardia costera cubana no comenzó las
labores de rescate hasta que avizoraron un barco griego en las
cercanías. De las 72 personas que se cree estaban a bordo, se salvaron 31.

El gobierno cubano ha insistido en la irresponsabilidad de involucrar a
menores de edad en intentos de salida ilegal, pero García afirma que
nunca se imaginaron que los riesgos eran tan grandes. “Temíamos que los
apresaran, pero nunca pensamos que fueran a matarlos”, dijo.

En una resolución de 1996, la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos de la OEA recomendó al Estado cubano realizar una “exhaustiva”
investigación para sancionar a los responsables, recuperar y entregar
los restos de las víctimas a sus familiares, así como pagar una
indemnización compensatoria a los sobrevivientes y los familiares de los
fallecidos. El gobierno cubano nunca respondió a este informe y el
hundimiento del remolcador fue borrado de la memoria colectiva.

Por eso, varias organizaciones dentro y fuera de Cuba han conmemorado
esta fecha con vigilias, minutos de silencio y hasta una flotilla que
llevó fuegos artificiales hasta aguas cercanas a la isla, todos gestos
simbólicos que desafían el olvido de estos hechos, que marcaron la vida
de 72 cubanos.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Source: Remolcador 13 de marzo: Veinte años y ningún culpable – Cuba –
ElNuevoHerald.com –
http://www.elnuevoherald.com/2014/07/12/1798134/veinte-anos-y-ningun-culpable.html

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *