Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

A quien pueda interesar

A quien pueda interesar

Shelyn Rojas

Bitácora Cubana, 10 de junio de 2006, La Habana

Zorrilla el gran bardo español, escribió hace unos siglos: “Clamé al
cielo y no me oyó…”. El prisionero político Carlos Martín Gómez clamó al
periódico Gramma, órgano del gobernante partido comunista, y tampoco lo
quisieron escuchar.

Martín, miembro del Partido Pro Derechos Humanos afiliado a la Fundación
Andrei Sajarov, cumple una condena de 10 años de privación de libertad,
bajo el presunto delito de piratería y salida ilegal del país.

El 17 de febrero desde la celda de castigo No. 9 de la prisión Voisín en
Güines, al sur de La Habana, envió una carta al periódico Gramma,
denunciando los abusos de la policía política en el penal. En la carta
Martín expresaba al principal periódico oficialista que había escrito al
Consejo de Estado y que no había recibido respuesta.

En la misiva Martín denunciaba que fue víctima de una golpiza el día 21
de enero por reclamar sus derechos.

Más de 20 guardias del penal junto al jefe de grupo que se hace llamar
Gerardo le agredieron con bastones de goma, machetes, escudos
antimotines y cinco capsulas de spray pimienta.

Carlos Martín resultó herido por los machetazos en la frente, el pecho,
un brazo y una rodilla. Además de golpes por todo el cuerpo también
recibió patadas por las costillas y le desprendieron la mandíbula.

Lo llevaron desmayado al hospital de la prisión. Le suturaron todas las
heridas producidas por los machetazos. Luego lo enviaron de nuevo a la
celda de castigo, sin luz, cama, agua, sin pertenencias y sin aseo
personal.

Tirado en el suelo se plantó en huelga de hambre por espacio de 7 días.
Estuvo 28 días sin bañarse ni cambiarse de ropa.

El sujeto que se hace llamar Gerardo ha sido llevado dos veces a los
tribunales por sus abusos en el penal. Una vez fue por partirle a
patadas la cabeza y la clavícula, junto a otros militares, al reo Yoel
Rodríguez Pérez, alias “el caballo”. El otro juicio fue por motivos
similares.

Carlos cree que su carta al Consejo de Estado no fue bien acogida pues
la verdad molesta y quien la dice es tildado de mercenario o traidor.

Desde su celda, Carlos Martín espera ser escuchado por alguien a quien
pueda interesar.

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=2240

Print Friendly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *