Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

La agonia de los dias cubanos

SOCIEDAD
La agonía de los días cubanos
Richard Roselló

LA HABANA, Cuba – Mayo (www.cubanet.org) – “Yo no pensé que esto iba a
ser así. Hubiera preferido quedarme tranquilo (en casa) esperando mi
turno a la reclamación (del programa) de refugiados”, expresó
sorprendido a su esposa, Francisco Álvarez Rodríguez desde una pequeña
sala de visita del departamento provincial de Seguridad del Estado en
Pinar del Río, donde está detenido desde el sábado 13.

Álvarez y otras siete personas se encuentran bajo proceso de
investigación por el supuesto intento de salida ilegal del territorio.
No obstante la otra realidad es que Álvarez Rodríguez nunca ha estado preso.

Ahora acaba de conocer los ruidos de los cerrojos y candados. También el
grito de un enfermo a media noche o los pasos de un guardia que lo
levanta hasta tres veces al día para ser interrogado. Luego, lo
devuelven al calabozo donde aguardan otros de igual causa que allí
conoció, mezclados con detenidos por delitos comunes.

Lo cierto es que todo le resulta novedoso y desconcertante. Entre la
pérdida del sueño, la del apetito; pensando en la familia, los amigos.
Creyéndose culpable de todos los delitos. Sintiendo el olor
característico de la herrumbre o el vaho pestilente de los gases que
desprende el baño turco situado en la celda.

Rodríguez tiene dos intentos de salida del país, acosos continuos y
sobre él recaen falsas acusaciones que lo implican en la captura de una
lancha en Batabanó, según su esposa.
Bajo ese drama del anecdotario cotidiano en la isla Francisco es uno
entre los centenares de balseros, motivados por ese sentimiento de
fracaso y desesperación que viven miles de jóvenes cubanos, que
permanecen en prisión desde abril.

Me llamó la atención un graffiti en un edifico de la capital, que
espanta. “Desde allá te ayudo madre. Aquí nos morimos juntos. Tu hijo”.

Supe luego que Carlos, el hijo, nunca llegó. Terminó bajo las oscuras
aguas del Golfo. Quizás mordido por un depredador. Su madre, sin
embargo, vive enloquecida al recordar las agonías de los balseros. “A
cada rato lo recuerdo, con una lágrima en los ojos”, me dice con voz
rajada y sollozando.

Por fuentes familiares de los municipios del Cotorro, Cojímar,
Guanabacoa, San José de las Lajas, Bauta, Batabanó, Quivicán, San
Antonio de los Baños, Güines, Güira) conocimos que más de un centenar de
parientes, hombres y mujeres, están esperando juicio, acusados de salida
ilegal, tráfico de personas, poner en riesgo la vida de sus hijos, o
incautación de equipos de navegación estatal.

Cada semana escucho y corroboro que otro grupo es capturado en zonas de
Pinar del Río o al este de la capital intentando escapar del sistema
rumbo a los Estados Unidos. Y esto es sólo el comienzo de la temporada
veraniega, propicia para estas salidas.

“Los cubanos hemos pasado 47 años viendo y viviendo cada vez más
problemas. Problemas con la alimentación, vivienda, transporte, carencia
de esparcimiento o con la falta de libre expresión”, refería el padre de
un balsero preso.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/may06/29a9.htm

Print Friendly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *