Cuba Illegal Exit
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Entre politica migratoria y derecho materno

Sociedad
Entre política migratoria y derecho materno

¿Qué potestad tiene el Estado sobre los hijos de los cubanos?

Eva González, Ciudad de La Habana

viernes 21 de abril de 2006 6:00:00

El pasado 6 de abril de 2006, un editorial del diario oficialista
Granma, con el título “El tráfico humano y la muerte viajan con lancha
rápida y pasaporte norteamericanos”, hacía referencia a un nuevo intento
fallido de salida ilegal por parte de 39 cubanos, desde la costa sur de
la provincia de Pinar del Río, supuestamente vía México, a bordo de una
lancha rápida con matrícula de Estados Unidos.

Pese a lo ya cotidiano de estos sucesos, el gobierno cubano divulgó este
caso en particular debido a que las unidades guardafronteras
interceptaron y ocuparon la embarcación que —según asegura— había
realizado anteriormente actividades ilegales de tráfico humano.
Asimismo, detuvieron a dos de los contrabandistas y un tercero resultó
muerto cuando los guardafronteras abrieron fuego contra la lancha.

En el reporte se mencionaba la presencia de 20 hombres, 12 mujeres y 7
niños entre los aspirantes a emigrar, “una parte de los cuales,
fundamentalmente mujeres y niños, ha sido restituida a sus hogares tras
habérseles tomado declaraciones”. El resto continuaba detenido “mientras
se esclarecen los hechos y se definen responsabilidades”.

Y al parecer, tales responsabilidades han sido debidamente “definidas”
por las autoridades, toda vez que con fecha 17 de abril de 2006, un
nuevo editorial de Granma vuelve sobre los hechos con un título que de
antemano oblitera cualquier cuestionamiento: “Nada ni nadie puede poner
en peligro la vida de un niño”.

Con semejante titular ya se sabe qué podemos esperar del contenido: bajo
el pretexto de que entre las personas que esperaban emigrar ilegalmente
en la madrugada del 5 de abril se encontraban 7 niños con edades
comprendidas entre los 23 meses y los 14 años, que estuvieron sometidos
a malas condiciones por la humedad, presencia de mosquitos, y falta de
agua potable y de alimentos por espacio de dos días; que dos de estos
niños, de 3 y 11 años respectivamente, debieron ser trasladados a
servicios médicos con urgencia por presentar síntomas de deshidratación
e intoxicación y que todos los menores, en general, debieron ser
hospitalizados “por la irresponsabilidad de los padres”. El nuevo
editorial anuncia que “teniendo en cuenta la gravedad de los actos
perpetrados por los familiares de los menores, exponiéndolos a graves
peligros para su salud y sus vidas, se adoptó la decisión de poner a las
siete progenitoras que poseían la custodia de estos niños a disposición
de los Tribunales de Justicia, que determinarán las medidas legales
pertinentes”.

Medidas inconstitucionales

Semejante decisión resulta tan arbitraria e injustificada como los tres
fusilamientos del año 2003, a propósito de la tentativa de secuestro de
una embarcación, también con fines migratorios.

Con independencia de la diferencia de matices entre ambos casos, las
medidas (desmedidas) resultan absolutamente anticonstitucionales. En
todo caso, la posición del gobierno cubano es tan hipócrita como la de
la Ley de Ajuste que tanto condena. ¿Acaso manifestaron las autoridades
igual preocupación por los niños cuando propiciaron, abierta y
descaradamente, la estampida de los balseros en 1994?

En aquella ocasión se permitió la salida en peligrosísimas y rústicas
embarcaciones a muchos menores y a mujeres en avanzado estado de
gestación, sin que el gobierno mostrara tanta “humanidad” y desvelo como
los que hoy pretende exhibir.

¿Dónde estaba la devoción por los niños cuando sucedieron los tristes
hechos del remolcador 13 de Marzo en los que murieron ahogados en el mar
aquellos menores por los chorros de agua lanzados desde las unidades
guardafronteras?

Los que tratan de huir desesperadamente de la Isla son los rehenes de
las respectivas políticas de los gobiernos cubano y estadounidense, y
así quedan sujetos a los vaivenes de lo que convenga, según las
circunstancias específicas del momento.

El cuestionamiento de los derechos maternos de custodia sobre los hijos
basado en criterios dependientes de la política, es injustificado y no
tiene antecedentes. El fenómeno de la emigración ilegal no había
asistido nunca antes a la pérdida de derechos de las madres, que se ha
considerado siempre sagrado en Cuba.

¿Qué potestad tiene el Estado sobre los hijos de los cubanos?

Sin negar la absoluta irresponsabilidad de aquellos (padres y madres, y
no sólo “progenitoras”) que arrastran a sus hijos a una tan incierta
aventura —muchas veces por desconocimiento real de los enormes riesgos o
por las esperanzas de una posible reunificación familiar—, sería más
objetivo analizar cuáles son las causas que empujan a cientos de cubanos
cada año a la desesperada decisión de enfrentar condiciones tan adversas
con el fin de salir de la Isla.

Una carta muy cómoda

La Ley de Ajuste Cubano es, como el embargo, una carta muy cómoda para
el régimen de La Habana, pero ciertamente no es lo único que incita a la
sostenida corriente migratoria de cubanos hacia el norte. Cabe
preguntarse por qué son tantos los ciudadanos que quieren irse de un
país que antes de 1959 era el destino soñado de miles de inmigrantes.

Hoy La Habana se arroga el derecho de exigir responsabilidades a “las
madres que exponen a sus hijos a peligros extremos”, mientras calla
ladinamente las muchas muertes de hijos de esta tierra que ha enviado a
pelear en guerras ajenas a otros países, los peligros a los que nos
expone introduciendo, para cumplimiento de sus programas “solidarios” —y
sin los debidos controles sanitarios—, un elevado número de extranjeros,
a veces portadores de virus y otras patologías contagiosas que han sido
transmitidas a la población cubana, y enviando a muchos de los
especialistas de la salud a cumplir misiones internacionalistas,
mientras deja lamentablemente abandonados los otrora flamantes programas
de atención primaria de los cubanos.

Ignoramos qué medidas aplicarán los llamados Tribunales de Justicia
sobre las madres implicadas en la fallida fuga. Sin embargo, es de
prever que los mayores perdedores serán sus hijos doblemente castigados:
primero sometidos al peligro y las angustias de la evasión (migración),
ahora —por si fuera poco— separados de sus madres.

La Némesis cubana hace mucho tiempo cambió la balanza por el garrote.

URL:
http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro_en_la_red/cuba/articulos/entre_politica_migratoria_y_derecho_materno

Print Friendly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *